Visión



Visión

Descargar PDF

Nuestra iglesia se moviliza para desplegar el Reino de lo cieloscon la visión celular, que es en nuestros días, la GRAN COMISIÓN funcionando en forma ampliada.

Como una estrategia para la restauración de vidas, la visión se establece mediante cuatro principios: Ganar, Consolidar, Discipular y Liderar.

Ganar
Este principio está caracterizado por el EVANGELISMO personal, masivo y/o congregacional. En 1 Corintios 9:16, Pablo declara: “Porque si anuncio el evangelio, no tengo de que gloriarme, pues me es impuesta esa obligación; y ay de mí sino anuncio el evangelio”.

Voluntariamente o en contra de su voluntad, Pablo no podía escapar a la responsabilidad de predicar el evangelio, pues la responsabilidad de anunciar (un trabajo de mayordomo) le fue confiada y él tenía la orden de predicar, aunque jamás recibiese pago por eso. “Así también vosotros, después de haber hecho cuanto les fuere ordenado, digan: Siervos inútiles somos, pues hicimos apenas lo que debíamos hacer” (Lucas 17:10). Estos son principios de Mayordomía y Siembra.

Mayordomo es aquel que cuida con celo y amor del servicio de la casa del Señor, siendo fiel y bueno.

Consolidar
Este principio está caracterizado por la CONSERVACIÓN del fruto conquistado, a través de la atención y dedicación. En la consolidación, el nuevo convertido ratifica su decisión personal por Jesucristo. El propósito de la Gran Comisión es hacer discípulos que guardarán los mandamientos de Cristo.

El líder es ejemplo de mayordomía en la casa del Señor, por lo tanto, debes tener mucho cuidado con lo que haces, muchos te estarán observando.

Discipular
Este principio está caracterizado por la ENSEÑANZA. En 2 Timoteo 2:2, Pablo declara a su discípulo Timoteo: “Lo que has oído entre muchos testimonios de mí, confíalo a hombres fieles, que sean idóneos para enseñar también a otros”. Solo podemos enseñar a otros cuando el carácter de Cristo ya estuviere implantado en nosotros.

La Visión Celular tiene la responsabilidad de salvaguardar la verdadera y original doctrina bíblica que se encuentra en las Escrituras y transmitirla a los discípulos.

Enviar
Este principio está caracterizado por el IR de Jesús (Mateo 28.19). Calificado por el discipulado, el discípulo deberá estar preparado para reproducirse en otros, satisfaciendo así la súplica del Maestro: “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos”. (Mateo 9.37). El Líder, va a sembrar los Principios Bíblicos para cosechar vidas en el Reino de Dios. LIDERAR habla de formar los equipos de discipulado hasta la 4ª generación.

Jesús nos amonesta a estar siempre conscientes de que los perdidos tienen un alma eterna, de valor incalculable, y que tendrán que pasar la eternidad en el cielo o en el infierno, y que muchos podrán ser salvos si alguien tan solo les anuncia el evangelio. Dios es poderoso y soberano para salvar las multitudes, basta que tengamos su carácter y disposición para cumplir su “IR”.

Esa es la visión que con fe adoptamos, una visión más grande que cada uno de nosotros individualmente pero que como un sólo cuerpo nos impulsa.

Dios nos pregunta: ¿ quien irá?

La respuesta está en tu corazón en la actitud de quien dice ¡heme aquí Señor yo estoy dispuesto!