Historia




Historia

Descargar PDF

William (Bill) Porter:
Si la Iglesia del Nazareno ha establecido obras en todos los países de Sudamérica, ¿por qué no la ha establecido en Venezuela, uno de los más grandes?
Corría el año 1966. Acaba de regresar de un corto viaje a Caracas, como miembro de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico… Un poco del trasfondo histórico del inicio de nuestra iglesia.
Los misioneros de la Iglesia del Nazareno, William y Juanita Porter tenían especial interés en iniciar la Iglesia del Nazareno en Venezuela. Luego de arribar al país al inicio de la década de los 80’ (habiendo hecho algunos viajes previos a este), fue en el año 1983, en un viaje que realizó a Caracas William Porter y su esposa, y luego de haber sido confirmados por Dios para fundar la Iglesia del Nazareno de Venezuela- cuando empezaron a buscar un lugar para vivir. Luego de buscar algún lugar en caracas para comprar una casa, hallaron precios muy elevados por esta, así que decidieron buscar en otro lugar.

William escribe
“Cierto día conducía mi auto en una carretera rural, como a 20 minutos del límite de la ciudad. Pasé por un hermoso paraje entre las colinas, cerca del pueblecito de San Diego de Los Altos. Di vuelta en un lugar que me pareció atractivo y me detuve a charlar con una dama que estaba de pie cerca de su casa, con un ramo de “calas” de color rosado y otras rojas… Me presenté y luego le pregunté a la dama, de nombre Amelia, si sabía de alguna propiedad en venta en el vecindario… Seis semanas después Juanita y yo decidimos separar 2 o tres días para buscar propiedades. Fuimos a muchos lugares y luego al vecindario de la casa de Doña Amelia… Rumbo a la casa de ella nos detuvimos a preguntarle a un caballero acerca de la propiedad ‘el dueño necesita venderla lo más pronto posible y ha bajado el precio’. Fuimos a verla y decidimos comprarla ya que el precio estaba más accesible”.

William
Residenciados en su casa, empezaron a visitar a los vecinos delsector formando un compañerismo entre ellos. Posteriormente– como parte de su trabajo- trajeron variosgrupos de EEUU con el fin de plantar iglesias en Caracas,hospedándose los grupos en lacasa donde los Porter vivían y luego de haber iniciado la iglesia en Caracas, los Porter invitaron a algunos de sus vecinos a acompañarlos a celebrar servicios en esta iglesia de la capital. Puesto que muchos no podían acompañarlos a caracas, primero porque el autobús era para 22 personas y además regresaban demasiado tarde, decidieron iniciar cultos los sábados en su casa. Casi siempre asistían como de 30 a 40 personas, y todos los vecinos estaban creciendo en su nueva vida en Cristo. "cuadro"

William Porter:
“Después de varios meses, todo marchaba muy bien. ¿Cuándo habíamos visto que Dios edificara a un grupo de creyentes en nuestra propia casa? Nos maravillábamos al observar cómo les gustaba leer la Biblia, lo que les significaban los himnos y estribillos y cuán rápidamente comenzaron a invitar a sus amigos… Después de cinco meses de actividades decidimos que había llegado el momento de llevarles un pastor, porque me estaba ocupando más y más en otras actividades. Julio y amina llegaron para encargarse de pastorear al grupo (un año más después dejamos de celebrar los cultos en la casa y nos mudamos al estacionamiento de una casa nueva para misioneros bajo construcción; ya habíamos comprado una propiedad para construir el templo en el futuro).”

Todo este trabajo de los Porter, junto con un grupo de hermanos, vecinos de San Diego. Le dieron inicio a la organización de la iglesia del Nazareno de San Diego (Llamada ahora “Iglesia Jesús La Esperanza). Siendo su primera reunión como iglesia organizada el 16 de febrero de 1984.



NUESTRA HERENCIA WESLEYANA DE SANTIDAD

La Iglesia del Nazareno confiesa que es una rama de aquella iglesia de Cristo que es “una, santa, universal y apostólica”, y que abraza como suya la historia del pueblo de Dios preservada en el Antiguo y Nuevo Testamento, y la del pueblo de Dios a través de las edades, cualquiera haya sido la expresión de la iglesia de Cristo en la edad en la que se ha encontrado. Nuestra Iglesia recibe los credos ecuménicos de los primeros cinco siglos cristianos como expresiones de su propia fe.

Nos identificamos con la iglesia histórica en la predicación de la Palabra, en la administración de los sacramentos, en mantener un ministerio apostólico en fe y práctica, y en inculcar las disciplinas de una vida y servicio a la semejanza de Cristo. Nos unimos a los santos en atender al llamado bíblico a una vida santa y de devoción entera a Dios, lo cual proclamamos mediante la teología de la entera santificación.

Nuestra herencia cristiana fue mediada a través de la Reforma Inglesa del siglo XVI y el avivamiento wesleyano del siglo XVIII. Por medio de la predicación de Juan y Carlos Wesley, personas por toda Inglaterra, Escocia, Irlanda y Gales se alejaban del pecado y recibían el poder para servir a Dios.

Este avivamiento se caracterizó por la predicación de los laicos, por los testimonios y la disciplina, y por los círculos de discípulos vehementes conocidos como “sociedades”, “clases” y “bandas”. Los hitos teológicos del avivamiento wesleyano incluyeron: la justificación por gracia mediante la fe; la santificación o la perfección cristiana, también por gracia mediante la fe; y el testimonio que da el Espíritu a la seguridad de la gracia.

Las contribuciones distintivas de Juan Wesley incluyeron el énfasis en la entera santificación como provisión de la gracia de Dios para la vida cristiana. Este fue un énfasis que llegó a esparcirse por todo el mundo. En los Estados Unidos, la Iglesia Metodista Episcopal se organizó en 1784 “para reformar al continente y para diseminar la santidad bíblica por estas tierras”.

A mediados del siglo XIX se daría el desarrollo de un énfasis renovado en la santidad cristiana. Timothy Merritt, de Boston, Massachusetts, despertó el interés como editor de la revista Guide to Christian Perfection (Guía para la perfección cristiana). Phoebe Palmer, de la Ciudad de Nueva York, y quien dirigía la Reunión de los Martes para la Promoción de la Santidad, se convirtió en una solicitada oradora, autora y editora. En 1867, los predicadores metodistas J. A. Wood, John Inskip y otros, en Vineland, Nueva Jersey, iniciaron el primero de una larga serie de cultos campestres de santidad que renovaron la búsqueda wesleyana de la santidad por todo el mundo.

La Iglesia Metodista Wesleyana, la Iglesia Metodista Libre, el Ejército de Salvación y algunos entre los menonitas, Los Hermanos y los cuáqueros también hicieron hincapié en la santidad cristiana. Los evangelistas llevaron este movimiento a Alemania, el Reino Unido, Escandinavia, India y Australia. Se levantaron nuevas iglesias de santidad, incluyendo la Iglesia de Dios (Anderson, Indiana), Como resultado de estos esfuerzos surgieron asociaciones misioneras, misiones urbanas y otras congregaciones de santidad. La Iglesia del Nazareno nació como producto del impulso de unir a muchas de ellas en una iglesia de santidad.

Unidad en Santidad En 1887, Fred Hillery organizó la Iglesia Evangélica del Pueblo (Providence, Rhode Island). La Iglesia Misionera (Lynn, Massachusetts) siguió en 1888. En 1890, estas dos, más otras ocho congregaciones de Nueva Inglaterra formaron la Asociación Central Evangélica de Santidad. Anna S. Hanscome, ordenada en 1892, fue la primera mujer ordenada al ministerio en el linaje nazareno.

Entre 1894 y 1895, William Howard Hoople organizó tres congregaciones de santidad en Brooklyn, Nueva York, que luego formaron la Asociación de Iglesias Pentecostales de América. “Pentecostal” era sinónimo de “santidad” para estos y otros fundadores nazarenos. Los grupos de Hillery y Hoople se unieron en 1896 y abrieron obra en la India (1899) y en Cabo Verde (1901). Hiram Reynolds, su secretario de misiones, también organizó congregaciones en Canadá (1902). Para 1907, el grupo se extendía desde Nueva Escocia hasta Iowa.

Robert Lee Harris organizó la Iglesia Neotestamentaria de Cristo (Milán, Tennessee) en 1894. Mary Lee Cagle, su viuda, la llevó hasta el oeste de Texas en 1895. C. B. Jernigan organizó la primera Iglesia Independiente de Santidad (Van Alstyne, Texas) en 1901. Estas iglesias se fusionaron en Rising Star, Texas (1904), formando la Iglesia de Cristo de la Santidad. Para 1908, la Iglesia se extendía desde Georgia hasta Nuevo México, ministrando a los marginados y necesitados y ayudando a los huérfanos y a las madres solteras y a la vez manteniendo conexiones con sus obreros en India y Japón.

Phineas F. Bresee y Joseph P. Widney, con cerca de otras 100 personas, organizaron la Iglesia del Nazareno en Los Ángeles en 1895. La Iglesia mantenía que los cristianos santificados por la fe debían seguir el ejemplo de Cristo y predicar el evangelio a los pobres. Creían que su tiempo y dinero debía darse a ministerios que reflejaran a Cristo, a salvar las almas y a ayudar a los necesitados. La Iglesia del Nazareno se extendió principalmente a lo largo de la costa oeste de los Estados Unidos, aunque algunas de las congregaciones establecidas llegaban tan lejos hacia el este como Illinois. La Iglesia también sostenía una misión autóctona en Calcuta, India.

En octubre de 1907, la Asociación de Iglesias Pentecostales de América y la Iglesia del Nazareno sesionaron conjuntamente en Chicago, Illinois, a fin de formar el gobierno de una nueva iglesia. Sería un gobierno que equilibraría la superintendencia con los derechos congregacionales. Los superintendentes auspiciarían y atenderían a las iglesias establecidas, y fomentarían y organizarían nuevas iglesias, pero sin interferir con las acciones independientes de una iglesia plenamente organizada. En la reunión hubo participación de los delegados de la Iglesia de Cristo de la Santidad. Ésta, que fue la Primera Asamblea General, adoptó un nombre que provenía de ambas organizaciones: Iglesia del Nazareno Pentecostal. Bresee y Reynolds fueron electos superintendentes generales.

En septiembre de 1908, la Conferencia de Pennsylvania de la Iglesia Cristiana de la Santidad bajo el liderazgo de H. G. Trumbaur se unió a los nazarenos pentecostales. El 13 de octubre del mismo año, la Segunda Asamblea General se reunió con el Concilio General de la Iglesia de Cristo de la Santidad, en Pilot Point, Texas, con el fin de unir a las dos iglesias.

Dirigidos por J. O. McClurkan, la Misión Pentecostal fue formada en Nashville en 1898, uniendo a creyentes de santidad de Tennessee y estados circunvecinos. Esta Misión envió pastores y maestros a Cuba, Guatemala, México e India. En 1906 George Sharpe fue expulsado de la Iglesia Congregacional de Parkhead en Glasgow, Escocia, por predicar la doctrina wesleyana de la santidad cristiana. Como resultado, se formó la Iglesia Pentecostal de Parkhead y también se organizaron otras congregaciones, lo cual resultó en la fundación de la Iglesia Pentecostal de Escocia en 1909. La Misión Pentecostal y la Iglesia Pentecostal de Escocia se unieron a la Iglesia del Nazareno Pentecostal en 1915.

La Quinta Asamblea General (1919) cambió el nombre oficial de la denominación por el de Iglesia del Nazareno. La palabra “pentecostal” ya no era sinónimo de la doctrina de santidad como se le había entendido a finales del siglo XIX, cuando los fundadores originalmente adoptaron el nombre de la Iglesia. Así, la joven denominación permaneció fiel a su misión original de predicar el evangelio de plena salvación. La Asamblea General en Pilot Point, Texas, EE UU, 13 de octubre de 1908

NUESTRA IGLESIA GLOBAL
El carácter esencial de la Iglesia del Nazareno obtuvo su forma de las iglesias fundadoras que se habían unido hasta 1915. En este carácter había una dimensión internacional. La denominación ya apoyaba a iglesias plenamente organizadas en Estados Unidos, India, Cabo Verde, Cuba, Canadá, México, Guatemala, Japón, Argentina, Reino Unido, Suazilandia, China y Perú. Para 1930, había llegado a Sudáfrica, Siria, Palestina, Mozambique, Barbados y Trinidad. Para este proceso fueron esenciales líderes nacionales como los superintendentes de distrito V. G. Santín (México), Hiroshi Kitagawa (Japón) y Samuel Bhujbal (India). El carácter internacional de la Iglesia se reforzó todavía más con las nuevas adhesiones.
En 1922, J. G. Morrison trajo a nuestra Iglesia a numerosos obreros de la Layman’s Holiness Association (Asociación Laica de Santidad) y a más de 1,000 de sus miembros, todos procedentes de las dos Dakotas, de Minnesota y de Montana. Chung Nam Soo (Robert Chung) trajo una red de pastores y congregaciones coreanas a la Iglesia del Nazareno en la década de 1930. Las iglesias en Australia, bajo el liderazgo de A. A. E. Berg, se unieron en 1945. Alfredo del Rosso trajo a las iglesias italianas a la denominación en 1948. La obra sudafricana de la Hephzibah Faith Missionary Association (Asociación Hefziba Misionera de Fe) y su centro en Tabor, Iowa, se unieron a los nazarenos alrededor de 1950.

La International Holiness Mission (Misión Internacional de Santidad), fundada en Londres en 1907 por David Thomas, desarrolló un extenso trabajo en el sur de África bajo la dirección de David Jones. En 1952, sus iglesias en Inglaterra dirigidas por J. B. Maclagan y su trabajo en África se unieron a los nazarenos. Maynard James y Jack Ford formaron la Calvary Holiness Church (Iglesia de Santidad El Calvario) en Bretaña en 1934, y se unieron a los nazarenos en 1955. La Gospel Workers Church (Iglesia de Obreros del Evangelio), organizada por Frank Goff , en Ontario, Canadá, en 1918, se unió a la Iglesia del Nazareno en 1958. Hubo nigerianos que formaron una Iglesia del Nazareno autóctona en los años 1940 y, dirigidos por Jeremiah U. Ekaidem, se unieron al cuerpo internacional en 1988. Estas diversas adhesiones fortalecieron el carácter internacional de la Iglesia del Nazareno.

A la luz de estos acontecimientos, los nazarenos estaban desarrollando conscientemente un modelo de iglesia que difería de la norma protestante. En 1976, se creó una comisión de estudio para examinar la forma futura de la denominación. Su informe de 1980 recomendaba que la Asamblea General adoptara deliberadamente una política de internacionalización basada en dos principios. Primero, que se reconociera que las iglesias y distritos nazarenos constituían globalmente “una comunidad mundial de creyentes en la que existe una total aceptación dentro de sus contextos culturales”. Segundo, se identificará un compromiso común con “la misión distintiva de la Iglesia del Nazareno”, a saber, la de “diseminar la santidad bíblica… (como) elemento clave en el núcleo de lo no negociable que representa la identidad nazarena”.

La Asamblea General de 1980 acogió además la “uniformidad teológica internacional” alrededor de los Artículos de Fe, afirmó la importancia de la capacitación teológica para todos los ministros, e hizo un llamado para que hubiera un apoyo adecuado para las instituciones de educación teológica en todas las áreas del mundo. Convocó igualmente a los nazarenos a la madurez como comunidad internacional de santidad dentro de un solo marco relacional en el que la mentalidad colonial que evaluaba a las personas y naciones en términos de “débiles y fuertes, donadores y receptores”, diera paso a “una que asuma una forma totalmente diferente de ver el mundo: reconocer las fortalezas y las igualdades de todos sus miembros”.

La Iglesia del Nazareno ha tenido subsecuentemente un patrón de crecimiento único entre los protestantes. Para 1998, la mitad de los nazarenos ya no vivía en los Estados Unidos y Canadá, y el 41 por ciento de los delegados a la Asamblea General de 2001 hablaban inglés solo como segunda lengua o no lo hablaban. En 2009, el presbítero africano Eugénio R. Duarte, de Cabo Verde, fue electo como uno de los superintendentes generales de la Iglesia.


Peculiaridad del ministerio internacional
Los ministerios nazarenos estratégicos se han centrado históricamente en la evangelización, el ministerio social y la educación. Han florecido gracias a la cooperación entre los misioneros transculturales y los miles de pastores y obreros laicos que han indigenizado los principios wesleyanos dentro de sus culturas respectivas.

Hiram F. Reynolds jugó un rol estratégico en el establecimiento de los ministerios transculturales y en el desarrollo del concepto denominacional de evangelización mundial. Durante un cuarto de siglo como superintendente general, su constante apoyo ayudó a elevar a las misiones a nivel de prioridad denominacional. Desde 1915, Misiones Nazarenas Internacionales (originalmente Sociedad Femenil Misionera) ha recaudado fondos y promovido la educación misionera en las congregaciones alrededor del mundo.
Los primeros nazarenos eran personas compasivas que testificaban de la gracia de Dios apoyando esfuerzos contra el hambre en la India y estableciendo orfanatorios, casas de maternidad para jóvenes solteras, y misiones urbanas que ministraban a los adictos y desamparados. En la década de 1920, las prioridades del ministerio social de la iglesia cambiaron hacia la medicina, y se construyeron hospitales en China y Suazilandia, y después en India y Papúa Nueva Guinea. Ahora los médicos profesionales nazarenos cuidaban a los enfermos, realizaban cirugías, capacitaban enfermeras y patrocinaban clínicas móviles entre varios de los grupos de personas más pobres del mundo.

También se establecieron clínicas especializadas, tales como una clínica para leprosos en África. La creación de Ministerios Nazarenos de Compasión en la década de 1980 permitió una gama mayor de ministerios sociales que permanecen hasta el día de hoy y que incluyen el patrocinio de niños, la ayuda en casos de desastre, la educación sobre el SIDA, el apoyo a los huérfanos, y los proyectos de agua y de distribución de alimentos.

Las escuelas dominicales nazarenas y los estudios bíblicos siempre han sido parte de la vida de nuestras congregaciones y tienen un rol importante en la formación de discípulos semejantes a Cristo. La iglesia ha invertido en la educación básica y en la alfabetización desde sus primeros años, como es el caso con la Escuela Hope para niñas en Calcuta, fundada en 1905. Las escuelas nazarenas preparan a las personas alrededor del mundo para una participación plena en la vida social, económica y religiosa. Hasta mediados del siglo XX, la mayoría de las primeras universidades nazarenas en los Estados Unidos tuvieron escuelas primarias y secundarias anexas a ellas.

Los fundadores nazarenos invirtieron de manera considerable en la educación superior por creerla esencial para la capacitación de los pastores y otros obreros nazarenos y para la formación de los laicos. La Junta Internacional de Educación de la denominación cataloga a las instituciones nazarenas de educación superior alrededor del mundo, lo que incluye universidades de artes liberales en África, Brasil, Canadá, el Caribe, Corea y los Estados Unidos, seminarios e institutos bíblicos, escuelas de enfermería en India y Papúa Nueva Guinea, y escuelas de posgrado en teología en Australia, Costa Rica, Inglaterra, las Filipinas y los Estados Unidos.

Con el tiempo, la Iglesia del Nazareno ha pasado de ser una iglesia con presencia internacional a ser una comunidad global de creyentes. Cimentados en la tradición wesleyana, los nazarenos se ven como un pueblo cristiano, de santidad y misional, y han acogido como su declaración de misión, “Hacer discípulos semejantes a Cristo en las naciones”.